Doris

DorisEn la ciudad de Londres, Inglaterra, vive una señora llamada Doris. El Alzhéimer de Doris es muy avanzado y algunas de las actividades que ofrecen en el club al que visita cada semana son extremadamente difíciles para su capacidad, así que no participa de casi ninguna.

Sus capacidades del lenguaje y percepción están muy deterioradas, lo que impide que ella pueda disfrutar de los juegos, adivinanzas y ejercicios que ofrece este club. Sin embargo, es aún muy activa con sus manos, y puede llevar a cabo tareas fáciles como cargar un muñeco o jugar con una servilleta.

Desafortunadamente no había mucha información del pasado de Doris, que indicara un camino de acción, por lo que se tomó un enfoque muy instintivo y a modo de ensayo-error se llevó a cabo este proceso, concluyendo en una estimulante colección de calienta-manos.

Doris, quien no lograba crear frases coherentes, expresó: “Esto se siente muy bien!” después de hacer contacto con los calientamanos que diseñé para ella. Esta reacción causó un gran impacto en mí y en su cuidadora, ya que hacía años no decía una frase coherente.

Doris2-2 Doris3-2

Anuncios