Ligia

Abuela, madre, esposa. 

nana

Nana, como cariñosamente la llamaban sus nietos, nació en Medellín, Colombia en 1923. Fue una mujer tenaz, creativa y muy talentosa. Sus hobbies preferidos fueron siempre la costura, la música y el baile, pero lo que realmente definía su espíritu era su religión. Fue una mujer muy espiritual e inmensamente devota de la Iglesia Católica.Su familia comenzó a notar cambios en ella cuando comenzó a perder objetos alrededor de su casa, se confundía al manejar dinero y no retenía ningún tipo de información, sólo minutos después de recibirla la olvidaba. Pero lo que realmente alarmó a todos fue cuando salió de su casa y al querer regresar no supo cómo.

 

Se perdió en su propio barrio.Estos síntomas son mejor conocidos como los primeros indicios de la enfermedad de Alzhéimer. Pérdida de la memoria a corto plazo es una de las primeras señales, así como no saber desarrollar tareas simples. Desorientación de tiempo y espacio, y perder objetos también generan una alarma.

 

A partir de ese día su condición empeoró. Eventualmente tuvo que ser movida a un hogar geriátrico donde recibiría atención continua. Esta transición fue muy difícil para ella, ya que siempre se sintió en un lugar extraño, lo que le causaba gran estrés y ansiedad.El único momento del día en el que ella se sentía en completa paz era cuando rezaba el rosario o durante la misa, allí era cuando ella se sentía más relajada y feliz.

 

A pesar del gran deterioro en su memoria a corto a plazo, su sentido de la ubicación y la comprensión de cómo funciona el mundo, Doña Ligia se sabía todas las oraciones y cantos, su religión siempre fue fundamental en su vida. Incluyendo el Santo Rosario, uno de sus objetos más preciados.

 

Cada día la recordamos y le agradecemos por haber sido nuestra más grande inspiración para comenzar este proyecto. Doña Ligia Gómez. Q.E.P.D (1923-2011)

rosarios

 

Anuncios