Cartas de amor para alguien con Alzheimer

Esta es la historia de nuestra querida amiga Gaby. Su esposo y su familia le han escrito «cartas de amor» por años, y estas se han convertido en su más preciado tesoro.

Ahora Gaby sufre de Alzheimer leve, pero estas cartas le siguen estimulando no sólo la memoria sino sus sentimientos de la manera más profunda posible.

Esta es su historia y esta es la manera como decidí estimularle sus sentidos:

Diagnóstico

_MG_1156Gaby es una mujer de 87 años, despierta, vivaz y extrovertida. Toda su vida se caracterizó por ser una mujer tenaz y muy segura de sí misma.

Esposa, madre, abuela y bisabuela, es una mujer de muchas facetas. Sin embargo, y a pesar de ser tan vital, las dificultades que llegan con los años han hecho que su autoestima decaiga al no poder hacer lo mismo que hacía en años atrás. Siempre fue apasionada por el yoga, y el no poder realizarlo más le ha traído gran desgano.

A pesar de todo, aún conserva algo que le llena el alma, su tesoro más preciado son las cartas de su familia, de su esposo, de su madre que hace años le fueron enviadas y que ella aún las conserva. Sus “cartas de amor”.

Estas cartas son para Gaby su fuente inacabable de recuerdos. Disfruta leyéndolas y que se las lean continuamente. Para Gaby, estas cartas son la prueba del amor que la rodeó durante toda su vida y que aún sigue vivo. Adicionalmente, a Gaby le encanta compartir las historias que se le vienen a la cabeza cuando lee las cartas, esto le brinda a ella una satisfacción muy grande.

Solución personalizada

Con los objetivos de hacer de sus cartas algo más perdurable en el tiempo, que Gaby se sienta orgullosa de poder exhibirlas a su familia y amigos, que pueda verlas diariamente con mayor facilidad y al alcance de sus ojos y para estimular continuamente su memoria, creé una colección de tres cojines decorativos, adornados con tres de las cartas más significativas para Gaby.

4

Cada uno representa una de las cartas más importantes en su colección y los párrafos elegidos reflejan los sentimientos tan grandes que tenían en ese momento las personas que las escribieron.

Es evidente el efecto que los cojines tienen en Gaby.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Gracias infinitas a Gaby y a su adorable familia por permitirnos conocer su maravillosa historia y poder aportar nuestro granito de arena para mantener a Gaby feliz y motivada cada día más.

5


Para desarrollo de productos personalizados pueden contactar a la diseñadora Adriana Machado escribiendo a adrianamachadosensorial@gmail.com o llamando al (57)3004433702 o al (574)2609750 en Medellín, Colombia. Disponibles desarrollos nacionales e internacionales.

25 tips para visitar a una persona con Alzheimer

Traducido de http://www.today.com/health/25-tips-visiting-person-alzheimers-1D80320516

Muchas personas simplemente no saben cómo interactuar con o entretener a una persona con Alzheimer. Los siguientes tips te ayudarán a mejorar la calidad de las visitas.

1. Hacer contacto visual: Acércate y siempre haz contacto visual con ellos, cara a cara. Es vital que ellos te vean.

2. Estar a su nivel: Mueve tu cabeza para que estés siempre al mismo nivel de la de ellos. Arrodíllate o siéntate para estar a su nivel. No te pares o te muevas por encima de ellos. Esto puede ser intimidante y se pueden asustar.

3. Diles lo que vas a hacer antes de hacerlo: Esto es muy importante si los vas a tocar para que no se asusten y no se sientan agarrados a la fuerza.

4. Habla despacio: Habla a la mitad de la velocidad normal. Toma un respiro entre cada frase. Dales la posibilidad de entender tus palabras.

5. Habla en frases cortas: Habla en frases cortas y directas, con una sola idea en cada frase. Normalmente, ellos sólo se pueden concentrar en una idea al tiempo.

6. Haz sólo una pregunta: Déjalos que respondan antes de hacer otra pregunta. Puedes preguntar quién, qué, dónde y cuando, pero evita preguntar por qué. Es muy complicado y si se equivocan se pueden sentir frustrados.

7. No digas «Recuerda que…»: Muchas veces ellos no serán capaces de recordar, y sólo estarás señalando sus deficiencias. Lo pueden percibir como insultante y les puede causar enojo y/o vergüenza.

8. Convierte lo negativo en positivo: Por ejemplo, en lugar de decir «No vayas por ahí», se puede decir «Vamos por aquí».

9. No los rebajes: No les hables como si fueran niños. Respeta el hecho de que son adultos y trátalos como tal.

10. Valida sus sentimientos: No los trates de convencer de que no se deberían sentir de cierta manera. Mejor di algo como «Entiendo que estés enojado (triste, alterado, etc.)»  Esto los hará sentir que no están solos.

11. Habla de los viejos tiempos, más que del pasado reciente: Ellos recuerdan mejor eventos del pasado distante.

12. Haz algo con la persona: Trae fotos, CDs de música que la persona escuchaba, o cualquier objeto (que esté relacionado con los intereses y gustos particulares de la persona) para estimular recuerdos agradables.

13. Qué hacer cuando repiten la misma pregunta: Respóndela pacientemente como si fuera la primera vez que pregunta. Para ellos es la primera vez, ya que no recuerdan que ya habían preguntado.

14. Qué hacer cuando repiten la misma historia: Responde cómo si fuera la primera vez que oyes la historia. Ellos no recuerdan que ya te la habían contado.

15. Sigue visitándolos aunque ya no te recuerden: Incluso si no te recuerdan, disfrutarán de tu visita y eso es lo que importa.

16. El tacto como herramienta terapéutica: Algunas personas con Alzheimer disfrutan mucho cuando reciben masajes. Puedes darles masajes suaves y ágiles si deseas estimularlos, o masajes profundos y lentos si deseas calmarlos. Asegúrate siempre de tener su consentimiento antes de tocarlos.

17. Sólo una pregunta a la vez: La persona normalmente sólo puede registrar una cosa al tiempo.

18. Si la persona se empieza a agitar, para lo que estés haciendo y cambia de actividad o tema de conversación: Puedes parar la actividad y comenzar una nueva, o puedes cambiar rápidamente el tema de conversación.

19. No corrijas a la persona: Esto los puede avergonzar o comenzar una discusión.

20. No discutas: Ni siquiera pienses en discutir con la persona. No vale la pena.

21. Utiliza su nombre frecuentemente cuando estés hablando con ellos: Las personas en general responden de una manera positiva al escuchar su nombre. Esto también aplica para las personas con Alzheimer.

22. No los visites con acompañantes: Las personas con Alzheimer pueden sentirse sobre estimuladas muy fácilmente. Añadir personas a la visita puede ser mucho para ellos.

23. No asumas que la persona no recuerda algo: Las personas con Alzheimer pueden tener momentos de completa lucidez en los que recuerdan cosas que normalmente no recordarían.

24. No les des malas noticias: Esto puede molestarlos y no vale la pena. Concéntrate en lo positivo.

25. No les recuerdes lo malo: Evita temas del pasado que los enojen. Esto puede incomodarlos mucho y ponerlos de muy mal humor.

Terapia sensorial estimula sentimientos en personas con Alzheimer

Tomado de https://colaboracion.imserso.es/entornoColaboracion/view/view.php?id=203 

Por Eva María Rodríguez Torrecilla.

Psicóloga especialista en evaluación y estimulación cognitiva

En los últimos años, la prevalencia del Alzheimer se ha multiplicado en España. Más de 400.000 personas, mayores o menores de 65 años, padecen dicha demencia. En la actualidad, muchas son las investigaciones que señalan cuáles pueden ser los factores de riesgo para padecer demencia (falta de sueño, malos hábitos de alimentación, falta de ejercicio, hipertensión, etc.). Y aunque los hábitos de nuestra sociedad parecen llevarnos hacia el Alzheimer, dichas investigaciones nos muestran las medidas de prevención que se pueden tomar.

De la misma manera, al aumentar la prevalencia del Alzheimer, también ha aumentado la concienciación de la sociedad, de los cuidadores y de los profesionales para paliar los efectos principales de la enfermedad. En los últimos tiempos, raro es que los centros asistenciales y residenciales no cuenten con profesionales especializados en tratamientos no farmacológicos para mejorar la calidad de vida de estos pacientes.

Entre los tratamientos no farmacológicos encontramos la estimulación y rehabilitación cognitiva para trabajar las funciones superiores como la memoria, la atención o el lenguaje; psicomotricidad gruesa y fina para potenciar la movilidad, la coordinación y la lateralidad; dándoles las herramientas necesarias para el entrenamiento en las actividades de la vida diaria, disminuyendo la ansiedad y la depresión a la vez que se fomentan las habilidades sociales.

Sin embargo, y aunque la concienciación ante la enfermedad cada vez es mayor, a los profesionales que trabajamos con este colectivo, se nos presenta un reto: en demasiadas ocasiones los pacientes llegan a la institución con un grado de deterioro grave (GDS5, 6 y7), donde la estimulación cognitiva al uso es difícil de aplicar en ellos.

En estos casos, lo que mejor funciona es la estimulación sensorial. Esta ayuda a disminuir la agitación y la inquietud del paciente, mejorando su forma de expresión y comunicación, trabajando la reminiscencia y proporcionándole al paciente gran variedad de estímulos.

¿Cómo se trabaja la estimulación sensorial?

  1. Los grupos deben ser lo más homogéneos posibles, siendo preferible trabajar de manera individual.
  2. La sesión debe ser de 30 minutos aproximadamente.
  3. Deben trabajarse cada uno de los sentidos (vista, gusto, olfato, oído y tacto).

Aunque son muy numerosos los ejercicios que pueden llevarse a cabo, los que mejor funcionan son la estimulación táctil y la estimulación auditiva. Tocar distintas formas, distintas texturas, así como acariciar al paciente (con la yema de los dedos, brochas suaves…) o masajear la zona craneal o facial les proporciona gran tranquilidad y su ansiedad disminuye notablemente. En la estimulación táctil, también funciona muy bien la terapia asistida con animales, ya que acariciarlos y tocarlos muestra un gran poder terapéutico. Otra de las modalidades sensoriales más estimulante es la auditiva, y sobre todo a través de la música, porque ilumina la cara de los pacientes, los transporta a tiempos felices y pasados aunque presenten un gran grado de deterioro cognitivo.

Uno de los métodos que se basa en todas las premisas señaladas es el Método Montessori, método diseñado para la educación infantil, pero adaptado para personas mayores con gran aceptación.

Por todo lo anterior, animo a todos los profesionales a trabajar la estimulación sensorial sea cual sea el deterioro que presenta el paciente. De la forma más individualizada posible (aunque en los centros asistenciales es difícil de llevar a cabo, a pesar de que sus beneficios sean mayores que la terapia grupal). Porque como dijo Pasqual Maragall «El Alzheimer borra la memoria, no los sentimientos»; sentimientos que sin duda aporta la estimulación sensorial.

Tomado de https://colaboracion.imserso.es/entornoColaboracion/view/view.php?id=203